Cinco razones para entender que es hora de comprar un traje hecho a la medida.


Con la imperante necesidad de cerrar más de un asunto financiero, celebrar la navidad o el inicio del año nuevo, las reuniones y compromisos parecen inundar la agenda y con seguridad más de uno de ellos, por su grado de importancia, están marcadas con las firmes palabras: dress code.

Si usted se ha preguntado si alquilar un traje, déjeme sugerirle una opción que no solo responderá con altura a los eventos en los que participará, además le facilitará el iniciar el año vistiendo de una manera en la que se sienta la comodidad de verse bien.

¿Comprar un traje hecho a la medida? Más allá de un interrogante, este enunciado debería hacer parte de la lista de tareas para no olvidar. Y si se pregunta por qué, la respuesta saltará a la vista: es hora de dejar atrás el smoking sin brillo que yace sin propósito, quizás añejo y con seguridad –sin personalidad- en el lugar de alquiler.

Los eventos en su agenda llevan entre líneas una firme idea: es hora de comprar un traje hecho a la medida. Y para facilitar su decisión, compartimos cinco razones que lo harán ser recordado en este cierre de año.

  1. Al ser una prenda atemporal le podrá servir para muchos años.
  2. Esta prenda se usa en fiestas, recepciones y cenas, principalmente, así que mire su agenda, seguramente en navidad y año nuevo tendrá ocasiones para usarlo.
  3. El smoking con el uso tiende a tener brillo y esto se hace visible. ¿Por qué no elegir un traje que esté diseñado centímetro a centímetro al tamaño de su cuerpo?
  4. El olor de los smoking alquilados es muy fuerte, así que con seguridad tendrá que lidiar con el aroma del varsol o del químico utilizado para limpiarlo.
  5. Evite verse como un camarero, aunque es posible que pueda modificar qué tan largo es la prenda los detalles y lo ancho delataran la presencia de una prenda alquilada.

Bien lo decía Giorgio Armani “la diferencia entre el estilo y la moda es la calidad”.

Caballero, si en algún momento se ha cuestionado el comprar o no comprar un traje a la medida, déjeme decirle que ha divagado frente a una balanza que con claridad se inclina hacia un lado. Debe notar que el caballero actual elige cómo verse y eso incluye llevar prendas hechas al tamaño, que respondan en cada centímetro a los caminos que su cuerpo ha definido.

Sabrá usted que a menos de dos meses de finalizar el año, las razones para vestir de traje aparecen por doquiera. Basta con mirar su agenda para saber que varias fechas ya llevan sobre ellas el recordatorio de encuentros que han sido marcadas con el “dress code”.

 


Dejar un comentario


Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados